Cristianos Adictos

¡Hola!

Como ya lo había dicho antes en este artículo, hay muchos temas de los que no se habla o se habla muy poco en nuestras congregaciones. Temas importantes que forman parte de la vida humana, pero especialmente de la lucha que libramos como cristianos.

Cuando decidí cambiar la temática del blog hace algunos años, lo hice con la intención de cambiar eso (con mis propias herramientas) y compartir mi experiencia y mis conocimientos con los jóvenes sobre los temas de los que quieren y necesitan saber. Eso me llevó a tratar algunos asuntos de esos de los que la iglesia debería hablar más seguido, pero creo que aún queda mucho por decir.

Por eso he decidido crear Cristianos Adictos, una nueva serie de publicaciones (con algunos materiales incluidos) que estaré compartiendo contigo cada lunes y que hacen referencia a diversas adicciones o luchas que se libran a diario (o interdiario, o semanal). Cristianos adictos a la mentira, a la pornografía, a la masturbación, etc.

Todos, de alguna manera, nos podemos sentir identificados con esto. Tener un pecado que te acosa y pasar un buen tiempo pensando que estas caminando en victoria y de repente, algo te provoca, o bajas la guardia, o eres tentado de una forma diferente y caes de nuevo, y entras en confusión y te frustras y te quieres morir.

Inicialmente pensamos que esas cosas en las que ponemos la vista (las drogas, el sexo, la televisión, la pornografia…) pueden satisfacernos pero son temporales. Nos proporcionan algo de placer, pero nada duradero. Lo bueno es que existen muchas promesas que nos dejan saber que las adicciones y las cadenas en nuestras vidas, esas áreas que nos esclavizan, pueden ser vencidas.

Así que, sea lo que sea aquello con lo que luches y/o que no sea pecaminoso en esencia, hay salida. Si deseas ser liberada de las pasiones y de los placeres pecaminosos y de las adicciones y aquellas cosas que se han convertido en tu dios y han quitado a Cristo del centro y lo han mandado para la esquina, la clave es reconocer que en Él somos libres.

Si deseas, puedes enviarme tu testimonio u opinión por correo o dejarlo en los comentarios, incluso de manera anónima. A veces nos resulta difícil compartir con otros nuestra experiencia, pero es importante recordar que no estamos solos y que solos no podremos salir. A demás, ver que otros pasan por lo mismo, o que pasaron por lo mismo alguna vez, nos da cierto tipo de esperanza.

Sin más, te invito a reflexionar conmigo sobre los diferentes temas que componen esta serie y que juntos podamos ayudar a otros en el proceso de restauración.

Un abrazo,

color-blanco.png

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s