Gracia inmerecida

En muchos sentidos, la palabra “gracia” ha perdido su belleza impresionante, y quizás por el uso excesivo, se ha convertido en otra palabra de moda cristianizada. Y así usamos la palabra “gracia” de formas muy planas. Los estudiantes pedirán “gracia” cuando entreguen tareas tarde. O se utilizará en conversaciones cotidianas: “Vamos, Ammi, dame gracia.” LOL. La gracia divina es más que sólo clemencia, más que permitir excepciones a una regla. La gracia de Dios es también algo más que la aceptación incondicional, que es la forma típica en la que se define la gracia. La aceptación incondicional: Dios acepta a las personas aunque no hayan cumplido con su estándar. Okay. Una vez más, hay algo de verdad en esto, pero la gracia es más que aceptación.

La gracia es la persecución agresiva de Dios, y el deleite terco en él, de la gente desordenada. Y puesto que todos estamos realmente desordenados – las amas de casa, las estrellas porno, los campeones, los ejecutivos y los suicidas – todos estamos igualmente necesitados de la gracia de Dios, aunque no la merezcamos.

La gracia no tiene correa. Es salvaje, sin ataduras, y corre salvaje y libremente, pero esto hace más asustarnos que alegrarnos. ¿Cuándo y cómo? Bueno, en ocasiones vemos con cinismo a quien ha decidido seguir a Cristo, cuando conocemos su pasado y entendemos que sus pecados son demasiado grandes como para ser perdonados. ¿Quiénes somos para juzgar? Pero lo hacemos. Muchas veces parecemos preferir que Dios juzgue a los impíos, en vez de salvarlos. Como si quisiéramos que la gracia tenga por lo menos algunos límites.

tumblr_static_z5acawrvsiogkc4g00kksk4c.jpg

Conozco a muchas personas que dicen que su vida está demasiado estropeada para ser abrazada por los brazos de Dios, y que sus fracasos anteriores son demasiado monstruosos para ser perdonados por Jesús. Esta falsa ideología de que un ser humano puede estar demasiado quebrantado como para recibir la gracia de nuestro Señor y Salvador es incorrecta y oro para que más iglesias abran sus puertas para demostrarlo.

Todos hemos hecho cosas de las que no estamos orgullosos, dijimos cosas que quisiéramos borrar y fuimos a lugares que no visitaríamos de nuevo. Y aunque muchos de nosotros hemos encontrado la redención a través del sacrificio de Jesús, debemos recordar que hay millones de personas en este mundo que aún no han hecho lo mismo.

Asi que, no importa lo que hayas hecho en la vida, entiende que la gracia y el amor de Jesús te están esperando con los brazos abiertos. No necesitas alcanzar cierto nivel de “bondad” para orar, entrar en una iglesia, o incluso leer tu Biblia. Dios te tomará como estés, pero también te ama demasiado como para dejarte así.

“Porque la gracia de Dios ha aparecido, trayendo la salvación para todo el pueblo.” – Tito 2:11

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s