Mi redentor vive

Comencé a cantar cuando tenía solo 7 años. A la misma edad, compuse mi primera canción, pero esta no la interpretaba con frecuencia. Por el contrario, recuerdo haber cantado en innumerables ocasiones ‘’Mi Redentor Vive’’, que forma parte del álbum de 1995 de Cristal Lewis. Se volvió mi himno y al mismo tiempo, la preferida por quienes me escuchaban.

Gracias a la frecuencia con la que interpretaba esta canción, logré hacerla mía, sentir sus letras, vivirlas y creerlas. Forma parte de mi, de quién soy y lo que hizo Cristo en mi vida. Y el mismo sentimiento de felicidad con el que entonaba sus letras, sigue presente más de una década después.

Conquered_The_Grave_wide_t_nt.jpg

“Y entrando, no hallaron el cuerpo del Señor Jesús. Aconteció que estando ellas perplejas por esto, he aquí se pararon junto a ellas dos varones con vestiduras resplandecientes; y como tuvieron temor, y bajaron el rostro a tierra, les dijeron: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí, sino que ha resucitado…” Lucas 24: 3-6 (RVR1960)

Quienes habían llegado al sepulcro parecían no haber entendido y/o creído en las palabras que Jesús había dicho con anterioridad y la prueba de esto es muy obvia: estaban yendo a ungir Su cadáver, como si Él realmente estaba muerto.

Por eso más adelante, en la lectura del pasaje, nos encontramos con dos ángeles que aparecen frente a la tumba y preguntan: “… ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí, sino que ha resucitado. Acordaos de lo que os habló, cuando aún estaba en Galilea, diciendo: Es necesario que el Hijo del Hombre sea entregado en manos de hombres pecadores, y que sea crucificado, y resucite al tercer día…”  Lucas 24: 5-7 ‘’Acordaos de lo que os habló’’ Es decir, ¿por qué están buscando a Jesús, si Él les dijo que resucitaría?

Esta desconfianza no solo pudo verse tiempo atrás. Aún en nuestros días, parece que sigue siendo así. Muchos ignoran lo que el Señor nos revela a través de Su Palabra y prefieren creer en palabras humanas. Ignoran que Jesús resucitó, que se levantó de entre los muertos y que hoy vive por siempre. De hecho, muchos dicen que Jesús solo es un mito, otros dicen que efectivamente fue un profeta, pero que sigue muerto. Sin embargo, la Biblia es muy clara y es la madre de las verdades. Esta dice que Él resucitó, fue llevado al cielo y que está sentado a la diestra del Padre intercediendo por cada uno de nosotros. Punto.

Debemos siempre tomar en cuenta que el ataque de Satanás contra la obra redentora de Jesucristo nunca se ha detenido y seguirá adelante confundiendo y cegando con la incredulidad a todos aquellos que quieran acercarse a Dios. La realidad es que Jesús está vivo y pronto volverá y no podemos detenernos a escuchar opiniones humanas que quieran contradecirlo, porque su fin es apartarnos del plan perfecto de Dios.

take-me-to-the-cross-1.jpg

Jesús le dijo a Tomás: ‘’has creído porque me has visto. ¡Felices los que confían en mí sin haberme visto!’’ Juan 20:29.

Este pasaje me hizo recordar las innumerables ocasiones en que, hablando con Dios, le decía lo mucho que me hubiera gustado formar parte de los seguidores de Jesús cuando estaba en la Tierra; lo afortunada que hubiera sido si hubiera podido ver su rostro. Pero a pesar de no haberlo hecho, mi creencia se mantiene firme en que Cristo se entregó, murió por mis pecados y resucitó. En realidad, la resurrección de Jesucristo es lo que le da vida a la iglesia. ¡Esta es nuestra esperanza!

En 1 Corintios 15, Pablo explica en detalle la importancia de la resurrección de Cristo. Algunos en Corinto no creían en la resurrección de los muertos, y en este capítulo, Pablo da seis consecuencias desastrosas si es que no hubiera resurrección; 1) No tendría sentido el predicar a Cristo (v.14); 2) la fe en Cristo sería vana (v. 14); 3) todos los testigos y predicadores de la resurrección serían mentirosos (v. 15); 4) nadie sería redimido del pecado (v. 17); 5) todos los creyentes que nos precedieron, habrían perecido (v. 18); y 6) los cristianos serían la gente más digna de conmiseración en el mundo (v. 19). Pero Cristo, sí, se levantó de entre los muertos y “primicias de los que durmieron es hecho.” (v. 20), asegurando que lo seguiremos en la resurrección.

Si Jesús estuviera muerto, todo lo estuviéramos haciendo en vano. Pero la realidad es otra. ¡Jesucristo resucitó y vive por siempre! Sólo Dios, quien creó la vida, puede resucitar después de la muerte. Sólo Él puede revertir la atrocidad que es la muerte misma, y sólo Él puede quitar el aguijón que es la muerte y dar la victoria sobre la tumba. En la resurrección de Jesús de la tumba, Dios nos recuerda su absoluta soberanía sobre la vida y la muerte. Estoy esperando con ansias su regreso ¿y tu?

Mateo 28:8 “…ellas, saliendo del sepulcro con temor y gran gozo, fueron corriendo a dar las nuevas a sus discípulos…”

 

jjj

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s