Excusas, excusas y más excusas

Quiero aprovechar esta oportunidad para compartir y explicar uno de los males que por mucho tiempo nos ha afectado. Aparentemente se hecho tan común entre nosotros que para muchos se ha convertido en un estilo de vida y esto nos afecta.

Las excusas son argumentos personales, y es necesario aclarar que en algunos casos quien comete un error e intenta justificar sus acciones, lo hace de manera ”razonable”, ya que realmente no cree haber actuado de forma irresponsable o descuidada. Sin embargo, como sucede con otras cuestiones, estas historias se pierden en un mar que se basan en mentiras para evadir la propia culpa. 

En algunos casos son explicaciones válidas que se dan con el propósito de pedir perdón por cierta falta cometida. Sin embargo, tal como lo ilustra el caso de Adán y Eva, también puede tratarse de simples pretextos que ocultan la verdadera motivación. Debido a que la mayoría de las excusas suelen ser de este tipo, no es raro que se las mire con desconfianza.

Los seres humanos somos expertos en buscar explicaciones para nuestros fallos que consigan convertirnos en víctimas. Olvidamos que el equivocarse es inherente a nuestra especie y que nuestras equivocaciones son piedras preciosas que encontramos en el camino, ya que nos permiten crecer y evolucionar. Thomas Alva Edison hablando acerca de sus errores dijo: “No he fracasado. He encontrado 10,000 soluciones que no funcionan”. El fracaso no te desvincula del éxito. Por esta razón no debes de aterrorizarte admitir que has fallado ni excusarte cada vez que lo hagas.

Alguien dijo una vez acerca de las excusas: “Tus amigos no las necesitan y tus enemigos no las van a creer de todas maneras, entonces ¿para qué darlas?”

Embarrassed businesswoman

La Biblia dice: ”Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sigame. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por causa de mí, la hallará. (Mateo 16:24-25) 

Si hablamos de excusas, ninguna es válida al momento que estemos delante del Señor. Las excusas se caen cuando estamos frente a palabras como estas: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo…” El negarnos a nosotros mismos es la decisión más valiosa que podemos tomar si queremos cumplir con el propósito de Dios en nuestras vidas. Y el excusarnos no nos llevara a ninguna parte. El decir “no puedo” por ”x” o por “y” razón, no logrará ningún resultado. Cristo no presentó ninguna excusa a la hora de morir en la cruz del calvario. ¿Qué sería de nosotros si lo hubiera hecho? Para poder cumplir con la voluntad perfecta de Dios, este un requisito que debemos cumplir; el renunciar a toda excusa.

 

Imaginemos por un momento estar frente a Él, ¿qué excusa le daremos cuando nos pregunte lo que hicimos con los talentos que puso en nuestras manos? o ¿en que invertimos el aceite que depositó en nosotros? o ¿por qué no obedecimos a Su palabra cuando nos dijo? Incluso si tenemos graves limitaciones físicas o emocionales, no debemos apresurarnos a decir que es imposible para nosotros cumplir con lo que Él nos ha encomendado.

Los cristianos debemos tener cuidado al poner excusas, en especial cuando se trata de nuestro servicio a Dios, porque corremos el riesgo de estar “engañándonos a nosotros mismos con razonamiento falso” (Sant. 1:22). En ocasiones, las excusas no provienen del exterior, sino mas bien de nuestro interior. Las excusas son argumentos que tratan de justificar nuestras malas acciones y nuestra actitud indiferente frente al pecado.pretextosc

“No me asusta la maldad de los malos, me aterroriza la indiferencia de los buenos” Mahatma Gandhi.

Hoy día esta delante de nuestros propios ojos como nuestra sociedad se pierde cada día más en el pecado, en los anti-valores, en las malas prácticas y en dejar de lado los mandamientos de nuestro Dios. Pueden empeorar las cosas, pero nuestra indiferencia frente a estas situaciones es algo que debemos solucionar y las excusas ante el no actuar y de hacernos de la vista gorda, no traerá nada bueno.

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s