Un llamado a la feminidad.

Y aquí estoy otra vez, rompiendo la regla de los días. Quiero informar que el “descanso” de corta duración en la que estuve sumergida las ultimas semanas, no me sirvió de mucho que digamos. Bueno, sí. Sirvió para solo querer descansar mas. Creo que es una razón valida (y en realidad, la única) por la cual me costó tanto reponerme, pero aquí estamos nuevamente.

Hace algún tiempo, navegando por la web, me encontré con la publicación de las fotografías de un libro. Se trataba de la ‘’Guía de la buena esposa’’, según el Franquismo. Un texto del año 1953, sacado del manual que se entregaba en España a las mujeres que hacían el Servicio Social en la Sección Femenina (La Sección Femenina fue la rama femenina del partido político Falange Española, constituida en 1934)

Habiendo terminado de leer los escritos, quedé fascinada con el modelo de mujer que se reflejaba en esas páginas. Uno que, hoy en día, parece ser completamente ridículo. En esa misma publicación, pero un poco más abajo, me encontré con cientos de comentarios. La mayoría (por no decir todos) expresaban su repudio ante las cualidades de la mujer tradicional, y muchas mujeres, su gozo ante el cambio que el feminismo provocó (de lo que hablaremos un poco más adelante)  Aquí pueden ver las imágenes del manual.

Y este era solo el inicio.

He visto (y en algunos casos, convivido) con chicas a las que podrías llegar a confundir con un hombre. Y no me refiero a su contextura física, sino a la forma en la que han decidido salir vestidas de sus casas, y a su forma de hablar y comportarse. La última vez que sucedió (que me encontré con una joven así), me puse a reflexionar en ello. Prácticamente fue la gota que derramó el vaso. Años atrás, este tipo de comportamiento y vestuario no me hubiera parecido la gran cosa. Pero por alguna extraña razón, esa vez fue diferente. Sentía que no estaba bien.

¿Estará Dios feliz con esto? ¿No estará yendo en contra de algo? Somos mujeres, ¿por qué muchas no se comportan ni se visten cómo tal? ¿no estarán llevando a muchos a la confusión? Estas fueron solo algunas de las preguntas que me llevaron a indagar sobre el tema. Y encontré mis respuestas.

Es sorprendente la innumerable cantidad de versículos bíblicos que muestran y comparten las cualidades del carácter, comportamiento y vestuario de la mujer de Dios, algunos de forma tal vez no tan especifica. ¡Pero incluso entre líneas se logran identificar! Proverbios 21:09, 1 Timoteo 3:11, Proverbios 11:16, Proverbios 31:20-21, 1 Corintios 11:03, Efesios 5:22-23, y muchos otros.

Sumado a estos dos anteriores acontecimientos, y por si hubiera sido poco, inicié la lectura del libro ‘’La Resolución para Mujeres’’ de Priscilla Shirer, dónde encontré una de las más exactas, claras y precisas replicas de mi propia opinión. Aquí la comparto con ustedes:

Muchas de estas elocuentes iniciativas feministas

¿Feminismo? ¿qué tiene que ver eso con esto?. Y ¿por qué hablar de feminidad? ¿qué hay de malo en que una mujer se vista, hable o se comporte como desee hacerlo? ¿será que Ammi no entiende que los tiempos han cambiado? ¿feminismo y feminidad no son la misma cosa?. Puede ser que te estés preguntando estas cosas (como puede que no). E intentaré responder con claridad.

El feminismo es el movimiento social que pide para la mujer el reconocimiento de unas capacidades y unos derechos que tradicionalmente han estado reservados para los hombres. Esta tendencia independiente, egocéntrica y autónoma ha crecido tanto (y se ha vuelto parte de nuestra mentalidad cultural) que no somos conscientes de su efecto dañino, hasta que chocamos de frente con las consecuencias destructivas y caóticas. Los reconocimientos y los derechos que muchas mujeres ganaron hace años son de gran valor y por medio de las mismas, se han llegado a corregir injusticias. Pero las mujeres debemos proteger la definición venerada de la feminidad según la Palabra de Dios. Ser fieles al compromiso de honrar a aquel que nos hizo mujeres y que nos conoce bien. 

Los principios e ideales que las mujeres feministas han defendido están cada vez más dirigidos hacia el otro extremo, uno completamente contrario al que debiéramos seguir y que es biblicamente incorrecto. Y estos ideales han afectado (y no necesariamente de forma positiva) la forma de vestir, de actuar y de tomar decisiones de todas las mujeres del mundo. Le han quitado a nuestro genero su singularidad. Nos alejan cada vez más de la condición femenina que se presenta en la Biblia. Nos vestimos, actuamos y pensamos lo que queremos, cuando queremos. ¡Y esto no está bien!

Las mujeres somos diferentes a los hombres, no en valor, sino en función. Y pese a que los tiempos han cambiado, sigo creyendo – y no solo lo creo, sé que es así – que la Palabra de Dios no cambia. Hemos sido llamadas a ser femeninas. Y no para ser femenina debe gustarte el rosa (aunque, en realidad, ese color me encanta) o usar falda las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Se trata del carácter y el comportamiento, reflejadas, también, en tu forma de vestir. Las mujeres debemos distinguirnos por ser mujeres, y evitar parecernos a un hombre, porque no lo somos.

La feminidad es un conjunto de atributos asociados al rol tradicional de la mujer. Atributos como la comprensión, la delicadeza y suavidad, la muestra de afecto, la educación y los cuidados de la descendencia, etc (como se mostraba en el manual del que les hable más arriba). Escudriñar la verdad de la Palabra de Dios, en el que se encuentran también estas cualidades, debería hacer que queramos defender el rol bíblico para la mujer en medio de nuestra cultura amoral.

Ser mujer es un regalo para atesorar y no debiéramos estar avergonzadas por ello. Y el parecer (o querer parecer) otra cosa, nos lleva a los terrenos peligrosos de la desobediencia. La vida que decidimos llevar defiende o degrada la belleza de la feminidad bíblica. 

¿Qué clase de mujer serás?

Un comentario en “Un llamado a la feminidad.

  1. Pingback: Rumbo al 2016 | Ammi Alba

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s