Hasta pronto (en todos los idiomas)

”Ammi, ¡que descaro!’’ tal vez dirás, ‘’pones un orden de días fijos para publicación, y te atreves a romperlo y publicar un miércoles’’. Si, así es. Y aunque esto no necesariamente desatará el apocalipsis, permítanme explicarles.

Para los que no lo saben, soy partidaria de que, de vez en cuando, hay que tomarse un respiro, especialmente de un blog cuya actividad es frenética, como éste. Me encanta escribir aquí, y compartir con ustedes mis ideas, mi experiencia y lo poco o lo mucho que pueda ayudarles en su día a día. Pero, créanme, también me gusta descansar, y como soy de las que se toma esta actividad como un trabajo (gratificante, divertido e incluso inspirador, pero un trabajo al fin y al cabo), voy a sacar un tiempo, breve, para desconectar y volver con las pilas cargadas y cosas nuevas.

El blog estará inactivo hasta el martes 03 de noviembre (sí, porque los días fijos seguirán siendo los mismos). Día en el que volveré con un nuevo post.

Pero antes de desaparecerme, me gustaría compartir con ustedes algunas de las cosas que he aprendido como blogger estos últimos cuatro años. Y lo convierto en un mensaje para los que me han escrito, expresando lo mucho que les gustaría tener un blog, pero no saben por dónde comenzar, temen que a otros no les guste el contenido, etc. Esta es mi carta para ellos:

  1. Tus palabras son importantes. No tengas miedo de compartirlas con el resto del mundo. Sea lo que sea que quieras decir, dilo.
  2. Todos podemos (y tenemos la capacidad de) crear un blog que, un buen día, se convierta en algo más grande que nosotros mismos. Tu también puedes hacerlo.
  3. Con el tiempo te das cuenta de que no vale de nada ser perfeccionista. Hecho es mejor que perfecto, y por eso lo principal es empezar. El trabajo y la dedicación serán los que se encarguen de pulir lo que escribas.
  4. Nunca es demasiado tarde para aprender algo nuevo (y por supuesto, no lo es para emprender un blog). Crecer y evolucionar implica asumir nuevos retos, y un blog es un reto en sí mismo: un desafío para tu constancia y para tu escritura. Tendrás que arriesgarte.
  5. Tienes que perder el miedo a que te lean. No sirve de nada desear tener un blog exitoso si no dejas que los demás (sobre todo la gente de tu entorno) lea lo que escribes.
  6. El trabajo nunca acaba. Si quieres conseguir resultados diferentes, hay que hacer cosas diferentes. Siempre hay cosas nuevas que escribir, cosas que crear, algo que promover, alguna herramienta que probar…
  7. A pesar de que hay bloggers que intentan ayudar a otros (entre los que me incluyo), no existen reglas a la hora de crear un blog. Siéntete libre para encontrar tu propia fórmula, para escribir sobre lo que te apetezca, para saber aquello que te hará mejorar o para ponerle tu propio diseño.
  8. Las estadísticas son importantes, pero el compromiso es más importante aún. Deja de fijarte en las pocas visitas o los pocos comentarios que tiene tu blog, y empieza a cambiar y a hacer cosas para darles la vuelta.
  9. A veces, sentirse quemado es inevitable. Un blog requiere un esfuerzo creativo fuerte y la creatividad y la inspiración no están siempre por la labor. Permítete tomarte un descanso cuando lo necesites (como yo)
  10. Puedes hacer cualquier cosa, pero no puedes hacerlo todo. Define el propósito de tu blog, centra tu blog en un nicho y centra tu escritura en una audiencia. Tiempo siempre hay para cambiar, evolucionar o redirigir el rumbo.
  11. Cualquier cosa en la vida que te tomes más o menos en serio, requiere algún tipo de inversión. Un blog no es diferente, pero lo principal, es estar seguro antes de dar el paso de poner un solo peso en él.
  12. Lo que escribas no le va a gustar a todo el mundo y no todo el mundo va a estar de acuerdo con tus opiniones. No permitas que eso te afecte.
  13. La organización y la planificación para escribir un blog son importantes (sobre todo si lo compaginas con un trabajo a tiempo completo), pero lo principal es la insistencia (Insistir, persistir y nunca desistir).
  14. A veces no se trata de lo que quieras decir, sino de cómo lo digas. Una idea puede ser fabulosa en tu mente, pero la manera en la que le des forma, la escribas y la compartas, también es importante.
  15. Cada post puede ser una buena historia. Tus lectores amarán que pongas una parte importante de ti en cada entrada. Tú eres tu propia marca.
  16. Encuentra tu propia voz. Aquí no vale de nada ser una imitación de otros. La clave está en poder (y saber) diferenciarse.
  17. Hoy en día en Internet todo cambia. Tendrás que seguir aprendiendo y mejorando para no quedarte atrás. La formación (aunque sea autodidacta) puede ser tu mejor aliada.
  18. Aprende de los mejores y ayuda a los demás. La clave de una comunidad está en la colaboración de sus miembros. En el blogging no es diferente.

Pronto tendremos la oportunidad de continuar un tema tan importante como lo es el de emprender un blog (o cualquier otro proyecto). La clave está en atreverse, saber diferenciarse y ¡divertirse! Mientras, permitanme despedirme y desearles feliz resto de la semana.

Hasta pronto, almas cándidas.

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s