Espejito, espejito ¿será que dices la verdad?

Cuando era adolescente, como suele suceder en muchas ocasiones, no estaba conforme con mi cuerpo. A decir verdad, no fue hasta algunos años después que me di cuenta de lo baja que estaba mi autoestima, al punto de necesitar escuchar los elogios y comentarios positivos de otros sobre mi persona para poder sentirme útil y hermosa.

Mirarme en el espejo no era algo divertido. Me avergonzaba mi frente, mis dientes desordenados y mi pelo rizado. Pero nunca fui honesta al respecto. Todo lo contrario, de alguna forma había aprendido a fingir seguridad. Pero gracias al poder transformador del amor de Dios y sus hermosas palabras en la Biblia al respecto, pude comprender la magnitud del valor que Él había depositado en mí, y como resultado, la auto-confianza, aprecio y amor para conmigo misma se volvieron fundamentales en mi vida.

Con los años, no solo logré sentirme hermosa sino que también aprendí a verme hermosa. Pues comienza siendo una actitud, pero luego se convierte en la preocupación (no exagerada) del cuidado personal, lo cual también es importante.

Aprendí que en realidad la mujer es más hermosa de lo que dice ser. Como féminas al fin, pasamos mucho tiempo analizando e intentando cambiar las cosas que, según nosotras, no están bien. En vez de dedicarnos a apreciar las cosas que sí nos agradan y nos hacen felices.

Debes estar más agradecida por tu belleza natural, ¡y sentirte feliz con ella! Como te ves a ti misma y el cariño que le brindas a tu propio cuerpo, tiene un impacto significativo en la selección de tus amistades, en la relación sentimental que compartes con un hombre, e incluso cuando buscas un trabajo. La aceptación y el amor propio es un factor sumamente importante en tu felicidad y nadie más podrá dártelo. Solo tú eres capaz de cambiar las cosas.

Este artículo es el inicio formal del Proyecto Virtuosa. Una serie de publicaciones relacionadas al tema de la belleza en la mujer cristiana (del interior al exterior) que estaré compartiendo con ustedes por algún tiempo. Algunos de estos artículos serán, en realidad, entrevistas a algunas mujeres de ejemplo que conocen a fondo el tema. ¡Va a estar muy bueno! Ahora les dejo con algunas frases famosas como cierre de este primer capítulo:

  1. La belleza comienza cuando decides ser tú misma” – Coco Chanel.

Nunca debes pretender ser quien no eres. Debes darte cuenta de que eres una persona increíble a pesar de tus defectos.

  1. “Nada hace a una mujer más hermosa que su propia convicción de que es hermosa” – Sophia Loren.

La belleza es una cuestión de percepción: todo el mundo ve las cosas de diferentes maneras. No necesitas un hombre que te diga que eres hermosa para sentirte especial, sino darte cuenta de tu valor por tu propia cuenta e irradiar al mundo esa profunda convicción.

  1. “Siempre encuentro la belleza en las cosas que son raras e imperfectas. Son mucho más interesantes” – Marc Jacobs.

No sólo la perfección añade belleza; los defectos también la hacen. ¡Añaden a tu personalidad y te hacen ser quien eres!

  1. “A todas esas mujeres que sufren porque no son talla cero: tú eres la hermosa, la sociedad es la fea” – Marilyn Monroe.

Eres perfecta tal cual eres. ¡No te obsesiones por el número de tu balanza! Tú eres mucho más que eso.

Conoce tu cuerpo, valórate, siéntete hermosa y ¡sonríe!

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s