Sazón por excelencia.

En el argot popular existe una frase de lo más interesante: <<Barriga llena, corazón contento>>. Recuerdo cuando era adolescente. Escuché a una señora una vez decir: <<Yo me preocupo por mantener el estómago de mi esposo satisfecho. Lo demás no me importa mucho>>. En aquel momento me resultó sumamente extraño (e incómodo) el imaginar tener que pasarme la vida atiborrando de comida a alguien para que se sintiera feliz. Esa no era la idea inicial que yo tenía del matrimonio.

Sin embargo, con el pasar de los años llegué a comprender que, aunque para la mayoría de los hombres los alimentos tienen una importancia especial, no constituyen más que solo una parte de sus necesidades. Es el amor, como nos dice el sabio Salomón en Proverbios 15:17, lo que en realidad añade el punto exacto de sazón al hogar, dando ese toque distintivo y delicioso a la comida más sencilla. Si no, ¿qué me dicen de esos banquetes con sofisticadas decoraciones que apenas sirven de provecho para quienes la ingieren? ¡Muchas mesas tienen gestos de enojo y disgusto como aperitivos!

Familia-comiendoMujeres, a cada una de nosotras, casadas o no, nos debe interesar velar para que nuestra familia sea alimentada correctamente. No importa que tengamos mucho o poco, Dios promete que nuestro pan y nuestra agua estarán asegurados, pero debemos preocuparnos por conocer los valores nutritivos de cada alimento, y la mejor forma de elaborarlos y presentarlos para que proporcionen salud física, emocional y espiritual.

Un estómago lleno de comida basura no puede proporcionar una salud completa. Nuestro cuerpo se intoxica a causa de la negligencia al combinar ciertos alimentos. Así que, por esta y muchas otras razones, prestemos suma atención a nuestra labor, ya sea actual o futura. Y recordemos, ante todo, añadir amor. Ese condimento que suple completamente todas las necesidades de tu familia y que da el punto de sabor idóneo a la convivencia diaria.

El amor es ese sazón por excelencia. Añádelo siempre a tu mesa.

5 comentarios en “Sazón por excelencia.

  1. Me gustó ,estoy de acuerdo contigo sobre colocar amor a la mesa y de lo que sea sea hecho con amor y como dices l@s que cocinan deben de tener más encuentra lo que compran ya que de ardua responsabilidad a diario consumimos más adictivo y colarante que verdaderos nutriente yo trato de inculcar a cada pasó a donde voy de poco a poco ir haciendo cambios alimenticios he ir dejando esas cosas que no hacen daños como el tan dañino glumato monosodico que causa tanto daño y las mayoría de alimentos contiene este poderoso adictivo que sin el las personas algunas creen que no cocinaran bien o bueno lo mejor esta en la naturaleza (lo creado por Dios .

    Me gusta

    • ¡Buenas noches! Gracias por comentar. La respuesta a tu pregunta es sí. Considero que ”las labores” son parte de las responsabilidades que corresponden a la mujer. Aunque una ayudita por parte del esposo y/o el resto de los miembros de la familia, nunca está de mas. ¡Abrazos!

      Me gusta

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s