Aprende a controlar el miedo escénico.

Contrario a lo que originalmente se cree, lo correcto no es aprender a vencer el miedo escénico, sino aprender a controlarlo. Un famoso profesor de locución dijo una vez: ‘’El día que tomes un micrófono en mano y ya no sientas temor, será el día en que también le habrás perdido el respeto al público’’.

Casi todos alguna vez en nuestra vida tenemos que enfrentarnos a la situación de contar algo frente a otras personas. Muchos lo encuentran fácil, les gusta e, incluso, lo hacen bien. Pero la mayoría se pone nerviosa sólo de pensarlo. Algunos de los síntomas más comunes son: nerviosismo, nudo en el estómago, mente en blanco, mirada perdida, seriedad, rigidez corporal y lengua de trapo. Si te pasa esto, o algo parecido, ¡no te preocupes! Existen métodos, sencillos y prácticos que, basados en mi experiencia, pueden servirte para aprender a tomar el control de la situación y sentirte más seguro(a) de ti a la hora de pararte frente a otros. Son solo algunas recomendaciones, aunque bien sabemos que variarán dependiendo de cómo seas o lo que vayas a hacer. Con esto no te digo que vencerás el temor. Como especificamos al inicio, lo correcto es aprender a manejarlo. ¡Tómalo en cuenta!

snowflake (1)

  Ora.

Yo, personalmente, no hago absolutamente nada sin primero consultar a Dios y presentarle mi vida y lo que voy a hacer. Confío en Él y en su cuidado y antes, durante y después de la presentación o cualquier otro tipo de participación, le dejo el control de la situación. Él siempre ha sido y será mi mayor apoyo en todos mis proyectos.

La pasión nace de la investigación, y no al revés.

Algunos creen que la pasión por un tema es lo que lleva a algunas personas a profundizar en el estudio del mismo, pero la verdad es al revés; en la medida que investigamos un tema, nos gustará más y más. Así que ¿estás seguro de que sabes lo suficiente de tu tema? Antes de cualquier presentación, debes contar con suficiente información como para que tu cerebro pueda estructurar una idea general, que es algo crucial a la hora de proyectarte con seguridad. En pocas palabras, necesitas saber lo que vas a hacer.

Practica lo que ya sabes, tanto como puedas.

Ahora, por mucho que creas que sabes lo que harás, la practica nunca está de más. Ya sea frente a un espejo o con el instrumento que utilizarás, necesitas practicar. Hay técnicas de práctica distintas para cada actividad. Pero, por ejemplo, si vas a decir algo, no te recomiendo que lo estudies de memoria, porque el público notará que estás “recitando” y perderás naturalidad. Practica expresándote en tus propias palabras. Practica con un lápiz en la boca (debajo de la lengua). Practica los gestos. Luego practica frente a dos o tres de tus amigos. Parte del miedo a las presentaciones viene de pensar que olvidarás algunas cosas y no sabrás qué hacer. La mejor forma de evitar que eso suceda es familiarizarse con lo que presentarás y para eso necesitas practicar.

Piensa positivo.

Nunca camino hacia el escenario esperando equivocarme. ¡Todo lo contrario! Aunque sé que existe la posibilidad, prefiero visualizar el éxito. Antes y durante la presentación (de la índole que sea) intento ser optimista, sin importar cuántas cosas negativas hayan sucedido justo antes de subir a tarima (que suelen suceder). La frase ‘’todo estará bien’’ está grabada en mi cerebro y debe estar grabada en el tuyo también. Concéntrate en todo lo que puede salir bien, en lugar de en todo lo que puede salir mal.

Al que madruga, Dios lo ayuda.

¡Nada peor que llegar tarde! No sólo predispondrás al público en tu contra, sino que te sentirás aún más presionado. Cuando llegas tarde al evento pierdes muchas oportunidades, así que NO LO HAGAS. Por el contrario, asegúrate de llegar temprano, si es posible antes que todos, para probar todas las herramientas que necesitarás; laptop, proyector digital, láminas, instrumentos, etc.

Relájate.

Relajar la tensión corporal puede ayudarte a estabilizar tu voz y calmar tu mente antes de tu participación. Para eso hay ciertos alimentos que debes evitar, como los lácteos, los dulces y la cafeína. También hay algunas cosas que puedes hacer, como relajar los hombros, cerrar los ojos mientras estés sentado (pero sin dormirte) o realizar cualquier otra actividad que te ayude a soltar el estrés. A mí siempre me ayuda reír. Compartir con mis compañeros de escenario antes de la presentación, o pasar tiempo con las personas que amo y me apoyan, siempre funciona. Reír me ayuda a tomarlo con más calma.

Usa frases cortas, lenguaje sencillo y sé breve.

Para que tu discurso resulte natural y sea más fácil de asimilar, es importante que no utilices palabras rebuscadas ni un lenguaje muy técnico. Cuanto más sencillo sea lo que cuentas, mucho mejor. Además, también te sugiero que emplees frases cortas, no subordinadas. No tienes más que fijarte en cómo hablan los presentadores de televisión, sobre todo, los de informativos. ¿Te has dado cuenta que van al grano y sus mensajes son breves? Por lo general, no sueltan grandes parrafadas sobre un mismo asunto y procuran simplificar. Es la mejor manera de que el mensaje llegue a la gente. Hay que poner en práctica lo que en periodismo se denominan “las tres C”: claro, concreto y conciso.

Dale rienda suelta al lenguaje corporal.

No tengas miedo de ser expresivo y hacer gestos. Utiliza tu cuerpo para comunicarte como lo harías  en cualquier conversación. Es preferible eso que quedarte tieso como una estaca sin moverte ni pestañear. La falta total de movimiento transmite rigidez, mientras que los gestos con los brazos o la cara aportan naturalidad y te hacen parecer más humano. Eso sí, procura no salirte de plano ni mover de forma compulsiva los pies como si tuvieras el baile de San Vito. Esto puede poner bastante nervioso al espectador y que pierda la atención en el mensaje.

¡Sonríe!

Afronta tu participación con alegría y optimismo. Demuestra que disfrutas lo que estás haciendo.

Mira que te mira, ¡pero sin mirar!

El lenguaje corporal de la audiencia puede que nos desanime un poco -o incluso, bastante- si vemos a la gente con las caras apoyadas en las manos, jugando con bolígrafos, con la mirada extraviada o peor aún, jugueteando con sus teléfonos celulares.  Quizás no seamos capaces de animarlos, pero tampoco debemos preocuparnos por esta actitud (que es perfectamente normal).  Para que esta situación no nos afecte, trata de hacer el truco de “ubicar tres rostros en el público, uno a la izquierda, uno a la derecha y uno al centro y míralos alternadamente a lo largo del discurso, pero sin mirar directamente a ningún rostro en particular.

¿Cómo me veo?

A no ser que tu vestuario haya sido elegido con antelación, asegúrate de que te haga sentir lo más cómodo y relajado posible. No querrás estar muy preocupado por tu apariencia sobre el escenario ni que se te vea la entrepierna o algo por el estilo. Vístete de forma que te sientas cómodo y orgulloso de tu apariencia. La confianza en este aspecto te ayudará mucho.

No pasó nada.

Si te equivocas, continúa. ¡Por nada del mundo te detengas! La mayor parte del tiempo el público no lo nota porque no conoce el programa original, pero el que te detengas o pongas cara de que te mordieron, solo lo hará más obvio. En caso de que estés participando con alguien más y el del error fue tu compañero de escena, tampoco reacciones al error. Simplemente ignóralo, o si es muy grave como para dejarlo pasar, improvisa. Debes estar preparado para cualquier acontecimiento.

Estos son solo algunas de mis recomendaciones. Existen muchísimos otros métodos que puedes poner en práctica a la hora de tener una presentación pública. Y si es tu primera vez, no te preocupes. Probablemente lo harás muchísimo mejor la próxima vez.

A veces es bueno estar un poco nervioso. Si estás pendiente a que podrías cometer un error, entonces serás más cuidadoso. La gente con exceso de confianza es la que comete más errores. Solo recuerda ¡el público no te comerá! Así que relájate y diviértete.

3 comentarios en “Aprende a controlar el miedo escénico.

  1. Pingback: Rumbo al 2016 | Ammi Alba

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s