Dejando el peor de mis hábitos – #3

Continuamos con este tedioso, pero efectivo proceso.

Cuando hablamos de hábitos nos referimos a todas aquellas conductas que tenemos interiorizadas y que repetimos de modo sistemático en el tiempo. De algunas de ellas ni siquiera somos conscientes.

Los hay buenos y malos. Los buenos hábitos son los que nos permiten alcanzar nuestros objetivos y lograr una mejor calidad de vida. Los malos, por el contrario, son los que nos perjudican y pueden transformarse, en algunos casos, en vicios tal como el que trataremos en este escrito.

Hace ya varias semanas, probablemente un mes o más, hice público uno de mis problemas y mi proceso por vencer y romper el mal hábito de comerme las uñas. Muchos, entre los comentarios a las primeras dos publicaciones, fueron honestos, consigo mismos y con el mundo, reconociendo que también padecían el problema, y lo difícil que se les estaba haciendo dejarlo. Pues bien. Esta es la tercera parte de este tema, y continuará, hasta que haya alcanzado mi objetivo (uñas de dos centímetros, máximo) Aunque, creo que lo más adecuado serian uñas de al menos un centímetro y medio.

Lo pensé muy bien. Nunca me han gustado mucho las uñas muy largas. Y puedo decirlo porque, tiempo atrás cedí a la tentación de ponerme uñas acrílicas (que no ayudan en lo absoluto). Las uñas acrílicas provocan que tus uñas naturales se debiliten aún más de lo que están, pero ese ya es otro tema.

Durante mis vacaciones fuera del país, mis uñas, al romperse, perdieron el crecimiento que ya tenían. Pero eso no me detuvo (nada lo hará). Lo que sí hizo fue darme ideas. Debía buscar la manera, o las maneras, de mantener el crecimiento y la fuerza en mis uñas. Y eso hice. Asi que, a continuación, compartiré con ustedes algunos ‘’tips’’ (si se les puede llamar así) que me han servido de ayuda desde entonces, y pueden servirte a ti también, si estas padeciendo el mismo problema.

DEJANDO EL PEOR DE MIS HABITOS (1)

  1. ACÉPTALO.

Lo primero que hay que hacer para eliminar de nuestra vida lo que nos hace mal es detectar el problema, reconocer que es nuestra responsabilidad y entender cómo nos perjudica.

Dejar de comernos las uñas es una tarea difícil, pero no podremos hacerlo a menos que aceptemos que está mal y que necesitamos ayuda.

2. RECONOCE LAS INFLUENCIAS.

Si te comes las uñas cuando sientes estrés, cuando estas con alguna persona en particular, cuando tienes hambre, te sientes tenso(a) o estas aburrido(a). Si te las comes cuando ves televisión, cuando escuchas música. Reconoce todas las situaciones que puedan conducirte al mal hábito, y evítalas.

3. BUSCA UN SUSTITUTO.

Se trata, básicamente, de mantener tus manos ocupadas (o tu boca) y buscar alguna actividad que sustituya la necesidad de comerte las uñas. Puedes llevar una mascota y un lápiz para escribir siempre que tengas tiempo libre. También puedes llevar algunas gomas elásticas y hacer formas con ellas. Aprende origami. Busca cualquier otro hábito con el cual puedas sustituir el que intentas dejar.

4. PINTALAS.

En el caso de las mujeres, algo que también puede ayudar es ponerles esmalte a las uñas. No se lo recomiendo a todas, puesto que comerse las uñas con esmalte puede intoxicar. Si tu problema es muy grave, es preferible que pongas en práctica los consejos anteriores o cualquier otro que pueda servirte y no necesariamente este. Sin embargo, a mí me ha ayudado especialmente cuando los colores no son muy llamativos (aunque a veces no puedo evitar ponerlas de rojo), porque las veo en buenas condiciones y no siento la necesidad de meterlas a la boca.

5. PREMIATE.

Esta parte es muy importante. Ve paso a paso y prémiate por cada logro para estar motivado(a). Si no te has comido las uñas en tres días o una semana, mereces un reconocimiento por ello.

Ahora ya cuentas con varias maneras de evitar la onicofagia y sacarla de tu vida para siempre. Si no nos rendimos, podremos alcanzar nuestro objetivo.IMG_0459

 Si utilizas otros métodos en tu proceso, compártelo conmigo dejándolos en los  comentarios. ¡Hasta la próxima!

2 comentarios en “Dejando el peor de mis hábitos – #3

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s