La vida a través de los ojos de un niño.

¡Qué terrible sensación! La de despertarse diariamente y sentir que tan sólo estamos viviendo otro día más. Caemos en la rutina, suponiendo que hoy será lo mismo que el día anterior, al igual que el día anterior a ese y la semana pasada. Nos levantamos, trabajamos y compartimos nuestra vida con la gente que se encuentra a nuestro alrededor. Y como resultado, poco a poco vamos perdiendo la capacidad de sorprendernos, de encontrar el brillo del sol y diferenciar un instante del siguiente.

¡Quién pudiera mirar la vida a través de los ojos de Eduardo! un alegre y travieso niño de 2 años que pone una sonrisa en el rostro de todos los que tienen el privilegio de encontrarse con él. Divertido y ocurrente. Mirando el mundo con ojos espontáneos y frescos y la inocente habilidad de ver la vida de forma simple y práctica. No tiene problema en decir lo que piensa, dejar volar su imaginación, cuestionar lo que no entiende y llamar las cosas por su nombre.

Mi ejemplo a seguir, pues vivir con curiosidad, alegría y frescura no es una tarea fácil. Sin embargo, es mejor que tener que vivir en un mundo gris y opaco; con la rutina matándonos de aburrimiento y apatía. ¡Hay tanto por lo que todavía nos podemos sorprender y divertir! Recobrar la capacidad de asombro y las ganas de seguir encontrándonos con cosas hermosas, hasta compartir nuevamente con la tan mencionada inocencia. Vale la pena.

IMG_4011

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s