Pastor Jeremías Steepek.

1378366_596553630401642_191190839_n

El pastor Jeremías Steepek (foto) se disfrazó de mendigo y fue a la iglesia de 10 mil miembros donde iba a ser presentado como pastor principal por la mañana. Caminó alrededor de la iglesia por 30 minutos en cuanto ella se llenaba de personas. Solamente 3 de cada 7 de las 10.000 personas le decían “hola”.

Nadie en la Iglesia brindó su ayuda, mientras él mendigaba. Entró en el templo e intentó sentarse en la parte de adelante, pero los diáconos le pidieron que se sentase en la parte de atrás del templo. Él saludaba a las personas que le devolvían miradas sucias y de desprecio.
En cuanto estaba sentado en la parte de atrás del templo, escuchó los anuncios del culto y luego en seguida, un grupo de lideres subieron al altar y anunciaron que se sentían emocionados en presentar al nuevo pastor de la congregación: “Nos gustaría presentarles al Pastor Jeremías Steepek”.

Las personas miraron a su alrededor aplaudiendo con alegría y ansiedad. Fue cuando ‘’el hombre sin hogar’’, el mendigo que se sentaba en los últimos bancos, se colocó en pie y comenzó a caminar por el corredor. Los aplausos pararon. Y todos lo observaban. Él se aproximó al altar y agarró el micrófono. Se contuvo por un momento y comenzó a leer:

“Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí. Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber? ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos? ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti? Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.”

Después de haber leído el texto de Mateo 25:34-40, miró a la congregación y les contó todo lo que había pasado aquella mañana. Muchos comenzaron a llorar, muchas cabezas se inclinaron por la vergüenza.

El pastor dijo entonces: “Hoy veo una reunión de personas, y no a la Iglesia de Cristo. El mundo tiene suficientes personas, pero no hay suficientes discípulos de Jesús y eso ya es un problema. ¿Cuándo ustedes se convertirán en discípulos?”.

Ser cristiano es más que el defender una creencia. Es un trato a fondo, e intimidad con el creador diariamente. Una experiencia eterna que se comparte.

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s