El.

Tan creativo es El. Hizo de la vida un regalo. Formo en el principio todos los detalles ahora existentes con el sonido de su voz, sin prisa, paso a paso, creando el inmenso de los cielos y las amplias tierras. La luz, las tinieblas, lo alto, lo bajo. Círculos de belleza nunca antes vistos brillando en su máximo esplendor. Creador imaginativo existente aun antes del tiempo.
Pinto de vida las alturas con bellas aves. Planto con tanto cuidado las plantas, permitiendoles la dicha de ser diferentes. Cada una con su propio color y forma. Detallo la extravagante pero sutil manera en que las aguas caerían por la cascada de aquellos resplandecientes ríos.

Tan meticuloso es El. Ama los detalles, y desde aquel precioso comienzo presta atención a cada uno de ellos. El sonido del viento entrelazarse con las verdes hojas de un árbol, el suave despertar del amanecer o el resplandor de las estrellas brillando en lo alto del firmamento. Cuidadoso con todo lo que posee, y ama.

Oh, tan bueno es El. Pensó en mi y en lo que yo seria. Cada detalle de mi cuerpo y personalidad, fueron obras de su gran amor e imaginación. El me formo, me hizo, me escribió y escribió la historia que venia conmigo justo en el momento aquel en el que fui concebida..
En la niñez me cuido. Velo por mi en los momentos de oscuridad y temor. Y aun hoy, soy testigo de su inmenso poder. Me cobija con su manto de misericordia, amor y gracia inmerecida.

Me abraza cuando siento el frío de la madrugada, y sopla brisa fresca por mi ventana al despertar.
Me toma de la mano y protege mi andar. Me da lo que no tengo, lo que ciertamente necesito, lo que sin duda no merezco. Cuida de que yo y quien a mi alrededor se encuentra, siempre estemos bien.
Brinda fuerza a mi vida, bendiciones a mis días. Es fiel, aun cuando yo no lo soy. Siempre quiere lo mejor para mi y siempre me lo demuestra.

Tan ordenado es El. Ha escrito los capítulos perfectos de mi vida y es el autor del libro del mismo nombre. Se esmera en poner con mucho cuidado lo que debe estar y borrar lo que ya no hace falta, aunque yo no lo entienda.
El plasma historias en mi papel en blanco que jamas se me hubiesen ocurrido. Permite que los desenlaces, sin importar desde que angulo lo vea, sean para mi propio crecimiento y bienestar.

El es tan El. Si, Jehova de los ejércitos, Príncipe de paz. Señor de mis días, perdonador de mis pecados y sanador de mis heridas. Oh, dueño de las segundas oportunidades. Eres perfecto, padre eterno. Cuan grande es mi anhelo por seguir tus preceptos. Ayúdame a nunca desviarme de tu divino camino.
Puedo buscarte, siempre te encuentro. Aun cuando estoy lejos de ti, me esperas. No dejas de amarme.

A veces quedas en silencio, pero mi confianza esta puesta en ti.
Sin ti, oh Señor, no soy nada. Inservible y sucia, y estando así me amaste. Le diste razón y motivo suficiente a mi corazón para seguir latiendo. Mi vida es tuya, esta en tus manos. No me importa nada mas que tu.

Tu, oh Señor, eres mi caballero… mi ”El”.

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s